Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

No actúe, solo piense

elias-arias-gEQAT7uGvnY-unsplash

Artículo de opinión

Este artículo representa la opinión de su autor y no necesariamente la posición editorial de SOMA CR.

Dado el sentimiento actual de muchos, que llaman a la desobediencia civil o a realizar ciertas acciones, quiero traer un mensaje «de la otra acera», de alguien que da un consejo interesante, basado en su análisis del pasado.

Nos dice Slavoj Zizek en su vídeo «Don’t act. Just think», que pese al agitado ambiente social y político, debemos resistir el llamado de algunos pseudo-activistas que siempre quieren llevarnos «a la acción», sugiere que debemos «aprender, aprender, aprender», como hizo Lenin después de la primera Guerra Mundial. Él se aisló a Suiza , donde aprendió y estudio la lógica Hegeliana y sugiere Zizek que esto debemos hacer cuando nos encontramos bombardeados por imágenes mediáticas de violencia. 

Claro es, que tampoco podemos solo aprender y nunca actuar, pero sin pensamiento ningún cambio será valioso. Algunos desde la acera que está Zizek argumentarán que el pensamiento individual solo aísla  e individualiza de los problemas del entorno, y otros desde esta acera podríamos decir que sin pensamiento individual fundamentado se puede ser presa de «los cantos de sirena». Cualquiera que sea su acera, la realidad es que los intereses individuales siempre existen, incluso los de los líderes que dan «la lucha por el pueblo», de los empresarios que dicen «velar por sus trabajadores» , o de los desempleados que buscan una oportunidad laboral.  Algunos son más claros en demostrar sus intereses y otros tratan de esconder algún sentimiento mesiánico detrás de sus «supuestos liderazgos». Lo que uno como ciudadano observador, pero también involucrado (al final no somos meros observadores de ningún fenómeno social) debe hacer es tratar de validar los argumentos de quienes «luchan» de uno y otro lado, y no dar justificaciones fáciles a las acciones incorrectas (vengan de donde vengan). 

La realidad es más compleja de lo que parece, pero la manipulación mediática es mucho más sencilla y escapa al «reino de las conspiraciones», ya que ocurre a plena luz del día.

Suscríbase a nuestro Newsletter: