Instituciones públicas redundantes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
mark-zamora-k4ByYOW68wY-unsplash

Artículo de opinión

Este artículo representa la opinión de su autor y no necesariamente la posición editorial de SOMA CR.

Tenemos que entender que, aparte de los dones gratuitos que nos obsequia la naturaleza, todo lo demás ha de ser pagado de una u otra forma eso de que “se paga solo” es totalmente falso y populista.

Una cierta cantidad de gasto público es necesario para cumplir con las funciones del estado. Cierto número de obras/ instituciones públicas son importantes para atender servicios públicos indispensables, pero existen funciones que no son necesarias y que según los burócratas estas funciones proporcionan una riqueza de la que en otro caso de no existir la institución/obra pública se carecería

Cada colón gastado en la AEC significa un colón menos en los bolsillos de los contribuyentes. Si la AEC va a costar ₡13 mil millones, los contribuyentes deberán abonar ₡13mil millones y se encontrarán sin una cantidad que en otro caso hubiesen empleado en las cosas que más necesitan.

Una vez más los pseudo políticos aluden a un mensaje populista para convencer a los costarricenses de que esto es algo bueno. Lo qué pasa es que se creará esta institución a expensas de otras cosas

Nadie ve los trabajos destruidos por los impuestos que se gastarán en la AEC, tampoco la mercancía y servicios que no pudieron llegar a existir porque a la gente no le alcanzó para producir por estar pagando impuestos a instituciones altamente burocráticas y cargadas de privilegios.

Es decir, la “riqueza” que la AEC “produzca” será gracias a que otras regiones y factores de producción serán relativamente más pobres

Es poco probable que los proyectos creados por burócratas proporcionen la misma riqueza y el mismo bienestar por dólar gastado que los propios contribuyentes, que si en lugar de verse exprimidos por altos impuestos, los usaran de acuerdo a sus necesidades y deseos

Suscríbase a nuestro Newsletter: